EL BANDOLERO

Un bandolero, (también llamado bandido,   salteador, proscrito o forajido) era un hombre armado que se dedicaba al robo y al pillaje, y más raramente al contrabando y al secuestro. Por lo general, asaltaban a los viajeros en los caminos peligrosos de las montañas. No solían actuar en solitario, sino organizados en cuadrillas. Su equivalente en el mar es la llamada piratería o bandolerismo marítimo.

 

Las causas por las cuales estas personas se convertían en bandoleros son muy variadas. Los viajeros románticos que recorrían España en el Siglo XIX veían como causa principal la necesidad de rebelión y protesta ante los abusos de los ricos y terratenientes, encontrando así un personaje que representaba el ideal de la libertad y la oposición a las normas aceptadas por todos. El bandolero tomaba su propio camino y actuaba robando a los ricos para dárselo a los pobres; La realidad es que las causas no eran tan simples ni utópicas, muchos de estos bandoleros eran seres sin escrúpulos, crueles y degenerados, pero la historia y los rumores populares han conservado el lado más misterioso y positivo.

 

La historia del bandolerismo en España es muy antigua, ya desde los tiempos romanos hay testimonios de la peligrosidad de transitar determinados caminos.

Una carta dirigida a Cicerón, alude a Sierra Morena como una región plagada de bandoleros. Tito Livio cuenta también cómo había numerosos salteadores de caminos que asediaban las caravanas mercantiles en la zona sur de España. También durante el periodo árabe en España hubo famosos bandoleros.

 

En España hubo cuatro focos endémicos de bandolerismo: Andalucía, Cataluña, Galicia y los Montes de Toledo; aunque han perdurado en la memoria del pueblo los bandoleros del sur de España, que se solían concentrar en Sierra Morena.

 

El bandolerismo se agrava sobre todo en España durante los siglos XVIII y XIX, especialmente en regiones como Andalucía, La Mancha o Cataluña. En el siglo XIX tuvo lugar el apogeo de este tipo de delincuencia, surgida de las cuadrillas de guerrilleros  en la Guerra de la Independencia que, al terminar, se encontraron sin poderse asimilar al ejército.

Las armas más habituales de un bandolero eran: El trabuco, las pistolas y la navaja de Albacete, de grandes dimensiones:

Luis Candelas
Luis Candelas

-Entre los bandoleros más famosos se encuentra el madrileño Luis Candelas, un elegante ladrón, culto y perteneciente a la masonería, que alardeaba de no haber cometido delitos de sangre. A pesar de eso murió en el garrote vil a la edad de 33 años.

 

Diego Corrientes
Diego Corrientes

-Diego Corrientes, "ese señor de la serranía, el que a los ricos robaba y a los pobres defendía".

Era jornalero del campo y por las injusticias sufridas comenzó su carrera delictiva. Se dice que nunca llegó a matar a nadie y se caracterizó por ser salteador de caminos, cuatrero, amante de doncellas y generoso con los más desfavorecidos.

Su principal enemigo era Don Francisco de Bruna, un juez especialmente enviado por Carlos III para combatir el bandolerismo. El odio entre juez y bandolero crecía y crecía tras los asaltos y burlas de Diego Corrientes.

Al final fue apresado y ahorcado. Su cadáver fue descuartizado y enviadas sus partes a las zonas donde había cometido sus fechorías.

Tragabuches
Tragabuches

-"Tragabuches", gitano, torero y cantaor, se dedicaba al contrabando y formó parte de la banda "Los siete niños de Écija", una de las cuadrillas más temidas de su tiempo.

 

-Escuchar su apodo era motivo para temblar, "El Pernales", llamado así por la dureza de su corazón. Desde los 5 años trabajaba en el campo, la miseria en la que vivía hizo que cometiera algunos robos, en uno de ellos fue sorprendido junto a su padre por la Guardia Civil. El padre recibió un golpe en la cabeza y murió, el hijo juró vengarse y tras la muerte de su padre se dedicó a la delincuencia. A pesar de su crueldad, siempre encontraba aliados entre los campesinos a quienes a veces regalaba algo.

Pernales
Pernales

Murió a los 28 años, abatido por la Guardia Civil.

 

Una famosa copla dice así:

Ya mataron al Pernales.
Ladrón de Andalucía.
El que a los ricos robaba.
Y a los pobres socorría.
Pasos Largos
Pasos Largos

-"Pasos Largos" fue el último bandolero, muerto en 1934. Su carácter taciturno se agrava mucho más cuando vuelve del servicio militar de Cuba. Su familia se deshace y se vuelve una persona mucho más introvertida y huraña. Comenzó siendo cazador furtivo, lo cual le generó sus primeros problemas con la Guardia Civil, además era aficionado al juego y se veía envuelto en constantes peleas. 

 

Se dedicaba al robo, el juego, el chantaje, y el secuestro. Se refugiaba en cuevas, en la sierra que conocía a la perfección y además contaba con el apoyo de campesinos que le daban cobijo.

A pesar de su carácter, sus hazañas y leyendas lo presentan como un bandolero compasivo, noble y generoso.

 

Así se cuenta que en cierta ocasión sorprendió a dos guardias civiles a los que desarmó, desnudó y dejó en libertad para que volvieran a Ronda y contaran lo sucedido, posteriormente en el camino los alcanzó un muchacho y les devolvió las armas "para que sus jefes no los castigaran".

 

Su muerte se produjo cuando se encontraba en la cueva de Solpalmillo, la Guardia Civil lo sitió y fue muerto de dos tiros.

El tempranillo por J.L. Lewis
El tempranillo por J.L. Lewis

-"El Tempranillo" inició su vida de bandolero con tan solo 15 años, por lo que se le da este apodo. Entró en la banda de "Los 7 niños de Écija". Su carácter astuto hizo que decidiera crear su propia banda a los 18 años, especializándose en asalto a carruajes y diligencias. En su banda llegó a tener 50 hombres, muchos de los cuales eran héroes de la Guerra de la Independencia.

Se le conoce también como "el bandido bueno" por sus acciones en que ayudaba a pobres o la generosidad con la que repartía sus botines.

No era un bandolero tan perverso como otros, cuando robaba las diligencias ayudaba a las damas a bajar y les quitaba las joyas mientras decía: "Una mano tan bella no necesita estos adornos".

Su fama se extendió por Europa, Prosper Mérimeé dijo de él: "En España manda el rey, pero en la sierra manda "El Tempranillo". También fue pintado por J.F. Lewis.

 

Tal era su fama que el rey mandó gran cantidad de soldados para apresarle, pero todo fue inútil. Ante tal situación se decidió indultarlo. "El Tempranillo" recibió el indulto y a cambio se dedicó a perseguir a otros bandoleros. Su fin llegó cuando en una persecución recibió un disparo de un antiguo compañero suyo a quien perseguía.



EL BANDOLERISMO EN EL ARTE

 

Los bandoleros eran unos personajes que producían miedo, los rumores y leyendas en torno a ellos alimentaban el imaginario popular, no es extraño pues, que influyeran a muchos artistas, más aún cuando vivieron en un momento cuando el arte romántico los idealizaba.

 

-La literatura ha reflejado la vida de estas personas, no solo por escritores coetáneos, sino por otros posteriores como Lorca.

 

Sobre la imagen del bandolero surgió un tipo de poema: la copla de ciegos, que además de otros temas trataba de las hazañas de estos bandidos. Estos poemas eran recitados a cambio de unas monedas por personas que iban de pueblo en pueblo. Posteriormente fueron prohibidos por las autoridades.

Este es un poema de Lorca cantado por Paco Ibañez:

Asalto de Ladrones. Goya
Asalto de Ladrones. Goya

-Los pintores también se dejaron influir, muchos viajeros románticos retrataron a estos bandoleros inmortalizándolos.

- Igualmente en la música dejaron su huella, inspirando multitud de coplas, como ésta de Quintero, León y Quiroga: Las coplas de Luis Candelas.

- En el caso del cine también se han rodado muchas películas que tratan de la vida y el tema de los bandoleros. La serie más famosa es la del bandido Curro Jiménez.

Pero no solo se han rodado series y películas, además se han realizado dibujos animados.

-Incluso en el mundo del comic ha tenido su espacio este personaje durante décadas.